img-consejeriacredito-sdui6i37o83

 

La Consolidación de Deudas es la manera más benigna y responsable de obtener alivio cuando esté pasando por un mal momento financiero. Podrá consolidar todas sus deudas no aseguradas (tarjetas de crédito, cuentas médicas, algunas deudas personales, cuentas en cobranzas, etc.) en un solo pago de acuerdo con un plan ya negociado con los acreedores (Debt Management Plan “DMP”) que en la mayoría de los casos resulta en una reducción de sus intereses.

El DMP es una manera metódica y organizada de hacer pagos mensualmente a través de una agencia de consejería cualificada, que entonces distribuye los fondos a los acreedores. Esto es diferente a resolución de deudas, porque las deudas no se negocian, el principal se paga en su totalidad. Esta estrategia le ayuda a protegerse de acciones de cobranzas y en que se vuelva un cliente moroso, con todas las consecuencias que ello conlleva. Es una buena opción si usted puede pagar los pagos mínimos, tiene cuentas bajas. Además, debe cumplir con los siguientes requisitos:

  • Tener una cuenta bancaria y poder hacer el único pago mensual de su consolidación.
  • Tener ingresos consistentes con el nuevo pago reducido.
  • Esta corriente que con al menos una tarjeta de crédito
  • Usted no va a adquirir un nuevo activo en los primeros 6 meses de su consolidación (auto, casa).
  • Manejo de crédito a través de consolidación no afecta su Evaluación Crediticia (“Credit Score, o FICA Store”) (vea www.myfico.com para detalles.

img-uytd7j6h7juif