Dado el grave impacto que la bancarrota tiene en su crédito y estilo de vida, se la considera como el ultimo recurso.

Fundamentalmente, existen dos tipos de bancarrota en USA para personas físicas.

Capítulo 7

Este método es la forma más común de bancarrota presentada en los Estados Unidos, y podría exonerarlo de cualquier obligación de pagar su deuda no asegurada. Es como comenzar su vida financiera con un borrón y cuenta nueva, pero las consecuencias pueden ser graves. Su crédito puede verse empañado durante muchos años, mínimo de 10, y sus activos pueden venderse para pagar sus deudas. La bancarrota del Capítulo 7 no le borrará la mayoría de las obligaciones tributarias ni ninguna deuda federal de préstamos estudiantiles. Si tiene un saldo en estos, seguirá siendo responsable de pagarlo. Calificar para el Capítulo 7 se ha vuelto más difícil desde que la Ley de Prevención del Abuso de Bancarrota y Protección al Consumidor de 2005 introdujo una prueba de medios más estricta. A menudo, los abogados comienzan con esta opción con los clientes, per la corte en el proceso obliga a ir al Capítulo 13.

Capítulo 13

Desde que se hizo más difícil calificar para el Capítulo 7, se está forzando a más personas al Capítulo 13. Si solicita la bancarrota del Capítulo 13, deberá pagar algunas o todas sus deudas con el tiempo, pero en algunos casos algunas de sus deudas pueden ser reducido. Una vez que se haya resuelto un plan de pago, realice los pagos al tribunal. Luego, el tribunal distribuye dinero a sus acreedores bajo la dirección de un fideicomisario designado por el tribunal. Huelga decir que es un proceso muy intrusivo. La bancarrota del Capítulo 13 lleva más tiempo y cuesta más que el Capítulo 7, pero los propietarios que elaboran un plan de pago con su banco pueden conservar su casa. Esta es una opción que es la mas parecida a una resolución, pero con los costos e inconvenientes de estar bajo orden judicial, con todos sus ingresos y activos, presentes y futuros, expuestos al dictamen del juez.

Ambos tipos de quiebra dañarán gravemente su crédito, por lo que la decisión de declararse en quiebra no debe tomarse a la ligera. Asegúrese de consultar con un abogado con licencia en su jurisdicción antes de elegir esta opción. Incluso si siente que la bancarrota es su única opción, puede haber otra salida. Comuníquese con nuestro consejero certificado para una evaluación gratuita de una alternativa de bancarrota.